Consejos para cuidar tu salud | Salud

  1. Mi derecho a la salud.

    En nuestro país, todos tenemos derecho a:

    Recibir atención gratuita en todos los servicios públicos de salud nacionales, provinciales o municipales, sin discriminación alguna.

    Acceder a toda la información sobre salud sexual y reproductiva incluyendo la orientación y provisión gratuita del método anticonceptivo que elijan, prevención de enfermedades de transmisión sexual y VIH SIDA.

    Decidir libre y responsablemente el número de hijos, el espaciamiento de los nacimientos y a disponer de la información para ello.

    Recibir protección y atención en cualquier situación de peligro, a que todo lo que se converse durante la consulta sea confidencial y a que la opinión del paciente sea tenida en cuenta.

    Además, tenés derecho a los siguientes servicios de salud:

    Una consulta médica al menos una vez por año. Con los controles médicos podés ver si estás creciendo bien, sacarte dudas sobre tu salud sexual y métodos anticonceptivos, hablar sobre situaciones que te preocupen o que puedan tener consecuencias graves para tu salud.

    Consulta ginecológica, las veces que quieras. Allí podés realizarte el control preventivo de rutina.

    También pedir la colocación de DIU (Dispositivo Intrauterino) en caso que lo desees.

    Control visual y bucal. No es un trámite: es una oportunidad para preguntar todas las dudas que tengas y conocer cómo estás en todos los aspectos de la salud.

    Recibir todas las vacunas del calendario nacional: Aquellas que no te hayas dado de chico y las que te correspondan por ser adolescente (HBV, VPH) y otras.

    Asistencia y orientación por consumo de alcohol y drogas. Podés ir al centro de salud y consultar por vos mismo o por otra persona de tu familia o entorno. Tenés derecho a ser atendido en forma personalizada, sin discriminación y con el máximo respeto. Te van a dar información y te van a orientar si necesitás algún tipo de ayuda.

    Ayuda y contención en caso de alguna situación de violencia o que sepas de alguien que esté pasando por lo mismo. Acercate al centro de salud. Tu consulta va a ser confidencial y te vamos a acompañar.

    A pedir los análisis que quieras. Podés solicitar el test de embarazo, que es totalmente confidencial. Y también podés hacerte el test de VIH y otras enfermedades de transmisión sexual sin estar acompañado por un adulto.

  2. ¿Cuándo tengo que visitar al médico?

    Con una consulta médica por año podés saber si estás bien, sacarte dudas sobre tu salud sexual, obtener el método anticonceptivo que resulte mejor para vos, hablar sobre situaciones que te preocupen e informarte de cualquier aspecto vinculado con tu salud.

    Tenés derecho a que te atiendan gratis, de forma confidencial y sin la compañía de otro adulto en cualquier centro de salud u hospitales públicos del país.

    Inscribite en el Programa SUMAR y accedé a más y mejores servicios para cuidar tu salud.

  3. Métodos anticonceptivos gratuitos.

    · Ningún servicio puede negarte la atención por tu edad, tu orientación sexual, tu país de origen, tu aspecto físico o por no tener DNI.

    · De acuerdo a la Ley Nacional 25.673, tenés derecho a información, atención, contención y métodos gratuitos en cualquier centro u hospital público del país.

    · Los métodos anticonceptivos se pueden conseguir en las guardias, centros de salud u hospitales públicos del país y en forma gratuita.

    · Las obras sociales y prepagas deben entregarte gratis las pastillas, inyectables, preservativos, DIU y la anticoncepción de emergencia. En el caso del DIU, la cobertura es del 100% también  para su colocación.

  4. ¿Por qué usar el preservativo?

    Hay varios métodos anticonceptivos. Todos son seguros y efectivos. Cada persona elige el mejor para ella/él y el que mejor se adapte a sus necesidades y convicciones.

    De todos los métodos anticonceptivos, el preservativo es el único que además te protege del VIH/SIDA y de otras infecciones de transmisión sexual.

    Se llama doble protección cuando usás dos métodos anticonceptivos en una relación sexual (el preservativo para prevenir ITS y otro método).

    Test de embarazo: Si hay un retraso de la menstruación de  3 o 5 días, o si han pasado 15 días desde la última relación sexual, podés acercarte al centro de salud público y solicitar gratis un análisis para saber si estás embarazada. Existen dos tipos de prueba de embarazo: en sangre y en orina. Ambas son muy simples.

  5. Violencia de género.

    En Argentina la Ley Nacional 26.485 defiende a las mujeres de distintos tipos de violencia que pueden afectar su sexualidad  y/o decidir sobre el propio cuerpo:

    · Violencia sexual. Es cuando no podés decidir libremente sobre el disfrute de tu sexualidad. Siempre es una situación que te imponen.  Es un abuso de poder que puede ser con uso de la fuerza física, armas, amenazas o insultos.

    Tenés derecho a: Recibir la atención médica gratuita, que incluye: atención de lesiones, anticoncepción hormonal de emergencia, profilaxis de VIH/sida y de otras Infecciones de Transmisión Sexual. La denuncia no es requisito para la atención.

    · Violencia contra la libertad reproductiva. Es que no te permitan decidir si tener hijos o no, el número de embarazos o el intervalo entre los nacimientos. Por ejemplo: cuando tu pareja te impide cuidarte, si en una institución te niegan información o acceso a los métodos anticonceptivos o la ligadura tubaria gratuitos, si quieren imponerte un método en vez de darte a elegir o no te informan sobre alternativas para acceder a la maternidad.

    Tenés derecho a: Centros de salud, hospitales, obras sociales y prepagas te brinden información y acceso en forma gratuita el método anticonceptivo más adecuado a tu situación de salud y elección, incluida la ligadura. No pueden exigirte compañía de un adulto o autorización de tu pareja para realizarte una práctica. 

    · Violencia obstétrica. Es que no te brinden un trato humanizado antes, durante o después del parto; que abusen de las medicinas o que no te atiendan rápido, bien y de manera confidencial en una situación de aborto. Por ejemplo: cuando no te permiten estar acompañada por la persona que elijas durante el parto, que te insulten mientras pujas, que te coloquen medicinas que no necesitas para acelerar el proceso, que te nieguen anestesia o calmantes en la atención post aborto, que te pregunten como fue o te insulten por ello.

    Tenés derecho a: Que los/las profesionales de la salud te traten siempre con respeto, mantengan la confidencialidad de tu situación bajo secreto profesional, cuiden tu salud y te consulten para decidir los pasos y tratamientos.

    Si estás atravesando una situación de violencia contra la libertad reproductiva podés llamar gratis al: 0800- 222- 3444.

  6. Quiero dejar de fumar.

    El cigarrillo te hace respirar peor y que te falte el aire para hacer deportes, cantar o bailar. No sólo te quita 12 años de vida, sino que además te deteriora la piel, te arruina los dientes y hace que huelas mal.

    El 90% de los que dejan de fumar lo hacen solos, con fuerza de voluntad. Animate y tomá una de las mejores decisiones de tu vida: proponete una fecha de abandono y pedile a tus amigos y familiares que te ayuden y consultá a un médico en el centro de salud más cercano.

    También podés llamar gratis al 0800-999-3040, o descargarte los manuales de autoayuda del Ministerio de Salud de la Nación.

  7. ¿Cómo puedo tener una alimentación saludable, rica y económica?

    Una alimentación saludable es la que aporta todos los nutrientes esenciales y la energía que cada persona necesita para mantenerse sana y activa. Cuando estamos bien alimentados tenemos más oportunidades de desarrollarnos plenamente, de vivir con salud, de aprender y trabajar mejor y de protegernos de enfermedades.

    Lo ideal es que agregues a tu plato de cada día una porción de carne (roja o blanca) y una porción de verduras o legumbres; los productos de cada estación siempre son más baratos porque hay en abundancia.
    Además:

    Empezá el día con un buen desayuno y realizá las 4 comidas diarias y 2 colaciones (pueden ser frutas o un yogurt, por ejemplo).

    Comé un solo plato de comida. Se puede lograr mucho reduciendo la cantidad de las porciones de todas las comidas.

    Evitá el uso de sal.

    Acompañá las comidas con agua y llevá con vos una botellita de agua para tomar en todo momento.

    Disminuí el consumo de bebidas azucaradas y gaseosas, golosinas, snacks, fiambres y embutidos, etc.

    Comé acompañado y conversando, evita el uso del celular durante las comidas.

    Acordate que podés ir a la consulta médica y preguntar cómo mejorar la alimentación.

  8. ¿En qué me beneficia hacer actividad física?

    A toda edad es importante llevar una vida activa. Con 30 minutos diarios o más de actividad física beneficias a tu salud, fortaleciendo el organismo y reduciendo las posibilidades de enfermarte.

    Para sumar minutos de actividad física:

    - Elongá por la mañana antes de desayunar.

    - Caminá para hacer las compras, pasear a tu mascota o ir al colegio.

    - Bajate del colectivo unas cuadras antes y terminá el recorrido a pie.

    - Usá las escaleras.

    - Practicá un deporte con amigos.

    - Elegí música y bailá.

  9. Consumo de alcohol: algunos consejos.

    Aún en pequeñas cantidades, el consumo de alcohol puede afectar tu capacidad de respuesta, tus reflejos y tu percepción del tiempo-espacio, lo cual aumenta la posibilidad de lesiones y accidentes.

    El consumo episódico excesivo de alcohol (beber grandes cantidades en pocas horas o en un periodo corto de tiempo) es peligroso porque:

    Aumenta el riesgo de accidentes de tránsito.

    Provoca intoxicación etílica.

    Genera riesgos de vivir situaciones de violencia.

    De tener sexo no seguro.

    De provocar embarazos no deseados.
     
    Podés tener problemas con el alcohol si:

    Sos mujer y tomás más de 3 vasos.

    Sos hombre y tomás más de 5 vasos.

    Tomás todos los días o día por medio.
     
    Si vas a salir, tené en cuenta:

    Comer algo antes de comenzar a tomar.

    No dejarte presionar por tus amigos.

    Tomar despacio. Dejá pasar tiempo entre un vaso y otro, con tragos cortos.

    Si la última vuelta es de agua o jugo, mejor. El alcohol deshidrata.

    Encontrá tu límite y no lo sobrepases.

    Si consumís alcohol y vas a tener relaciones sexuales, asegurate de llevar un preservativo y usarlo. El preservativo evita la transmisión de VIH y otras enfermedades de transmisión sexual (ETS).

    El alcohol disminuye los reflejos y la capacidad de reacción: no manejes.

    No mezclar el alcohol con otras sustancias, ya que pueden poner en riesgo tu salud.

    Si te preocupa tu consumo, pedí atención gratis en cualquier centro de Salud o llamá gratis al 0800-222-1002.
     
    Si salís con amigos y alguien tomó de más:

    Siempre acompáñalo, no la/o dejes sola/o

    Afojale la ropa y abrígala/o

    Llevalo a un lugar tranquilo y ventilado

    Si se descompuso o desmayó, ponelo de costado para que no se ahogue si vomita

    Dale agua

    No le permitas manejar

    Llamá a Emergencias.

  10. Consumo de drogas: dónde acudir

    El consumo problemático de drogas abarca tanto a las legales (alcohol, tabaco y psicofármacos) como a las ilegales (paco, marihuana, cocaína, éxtasis, u otras).

    Existen tres tipos de consumo:

    Uso: es esporádico y no afecta la vida cotidiana.

    Abuso: es habitual y establecido en tiempo y espacio (diario, semanal o asociado a una circunstancia) con diversas dosis.

    Dependencia: la vida se estructura a partir de él. Afecta los vínculos familiares y sociales. Se vive para consumir.

    En nuestro país las conductas adictivas forman parte del ámbito de la salud, no de la justicia. LLey Nacional 26.657 establece que las adicciones deben ser abordadas como parte integrante de las políticas de salud mental, y por lo tanto “las personas con uso problemático de drogas, legales e ilegales, tienen todos los derechos y garantías en relación con los servicios de salud”.

    Si tenés un consumo problemático de drogas o conocés personas que lo tengan, podés recurrir a la red de servicios en salud mental para que te asesoren de forma gratuita:

    Hospitales generales (guardias y/o servicios de salud mental).

    Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS).

    Centros Integradores Comunitarios (CICs).

    Centros de Promoción Psicosocial.

    Obras sociales.

    Otros espacios barriales (clubes, escuelas, iglesias, organizaciones sociales).

  11. Estoy embarazada, ¿dónde puedo hacerme controles de salud?

    Los controles de salud  durante el embarazo se realizan de forma gratuita en todos los centros de salud y hospitales públicos del país.

    En un embarazo normal es fundamental que se realicen como mínimo 5 controles antes del parto. Se recomienda que la embarazada y su pareja asistan a un control mensual del 1° al 7º mes, luego cada 15 días entre el 7º y el 8º mes, y finalmente cada semana entre el 8º y 9º mes.

    Los controles son clave para poder monitorear el desarrollo del embarazo, prevenir y superar eventuales complicaciones, y acompañar a la futura mamá adecuadamente en su preparación para el parto y la lactancia materna.

    En cada control, el equipo de salud:

    · Pesa a la embarazada.

    · Controla la presión arterial.

    · Le aplica las vacunas necesarias.

    · Mide la panza para controlar el crecimiento del bebé y examina las mamas para prepararlas para la lactancia.

    · Escucha los latidos del corazón del bebé.

    · Controla que las piernas no estén hinchadas o si hay otras complicaciones.

    Es importante que la embarazada lleve consigo el Carnét Perinatal a todos los controles y también cuando vaya al Hospital o Maternidad donde se atenderá su parto.

    Inscribite en el Programa SUMAR y accedé a una mayor y mejor cobertura de servicios también en esta etapa.

    Para más información, visitá el portal  Vamos a Crecer dedicado a los cuidados de la salud de las mujeres embarazadas, niños, niñas y adolescentes.

  12. Quiero cuidar la salud de mis hijos.

    Los controles de salud son fundamentales para que tus hijos/as crezcan sanos y fuertes.

    Para conocer cuáles son los cuidados necesarios en cada etapa, visitá el portal Vamos a Crecer dedicado a los cuidados de la salud de las mujeres embarazadas, niños, niñas y adolescentes.

    Inscribí a tus hijos/as en el Programa SUMAR